Artematica - febrero, 2016!

Lectura escénica de fragmentos y retazos de las obras de Shakespeare

En el marco de la conmemoración mundial de los cuatrocientos años de la muerte de William Shakespeare (1564-1616) la compañía Espacio Vacío Teatro promueve la lectura de sus obras más emblemáticas como una manera de recordar su legado teatral y literario.

En esta ocasión hemos querido recordarlo en su forma esencialmente literaria y tomando como eje de organización las figuras femeninas que fueron asentándose en el transcurrir de su producción literaria. Siendo así, en esta lectura dramatizada encontraremos, Sonetos 21-24. En el contraste entre hombre y mujer se asoma los primeros rasgos que definen la “naturaleza femenina”.
Tragedia de Eduardo IIIun texto controversial, recientemente incorporado al canon shakesperiano (Obras completas¸ Oxford, 2007). Por muchos años este texto quedó fuera por la dudosa procedencia del mismo y la indudable participación de más autores en su escritura. Finalmente los filólogos y especialistas acordaron introducirlo en las obras shakesperianas, no sin olvidar que en su realización participaron varios escritores anónimos, pero estando seguros que este segundo acto es completamente de Shakespeare. En este acto observamos el “desnaturalizado acoso” del Rey Eduardo a la Condesa Sara de Salisbury. El personaje femenino no es uniforme, su posición oscila entre una mujer perseguida, abnegada, escurridiza, inteligente y hábil que logra evadir la afrenta real mediante una estrategia de rígida moral.
Tragedia de Ricardo IIIdonde vemos un sórdido dialogo entre Lady Ana, viuda de Eduardo, príncipe de Gales, hijo de Enrique VI, casada luego con Ricardo III, mismo a quien se le atribuyen las muertes de ambos.
Rey Lear que se endulza con el amor interesado de sus hijas, Goneril y Regan, al tiempo que niega su amor paternal ante la parca honestidad de su hija más pequeña, Cordiela.
Hamlet. El príncipe de Dinamarca es visto frente a su madre, la reina Gertrudis; y frente a su amada, la bella Ofelia, mediante estas confrontaciones se nos muestra la ambigüedad de la condición humana, entre la mediocridad y el coraje.

Interpretes: Eduardo Guízar, Cinthya Bejarano, Abril Cira, Valentina Freire y Flaviana Moreno.
Dirección escénica: Gunnary Prado Coronado
Producción escénica: Paulina Cuiríz Ríos
Diseño de vestuario: Ana Lourdes López González
Realización de vestuario: Venus Solorio
Realización de vídeo: Juan Malo Larrea
Diseño gráfico: Soledad Arriaga Villagómez